Space Dog



Jueves, 31 de OCtubre de 1957. Después de semanas de entrenamiento para estarse tranquila en un espacio en el que apenas cabía de pie (y para que no dejase de orinar, defecar ni de comer), Laika es encerrada en el interior del Sputnik 2. Es un día frío en el Cosmódromo de Baikonur, actual territorio de Kazajstán, por lo que los técnicos rusos deben conectar una manguera que lleva el calor de una máquina de aire acondicionado al interior de la cápsula espacial.

Domingo, 3 de noviembre de 1957. Día del lanzamiento de la sonda espacial. Los dos asistentes rusos asignados al cuidado de Laika la asean, le esponjan el pelaje con alcohol rebajado, y le conectan los electrodos y otro instrumental que informará al control de Tierra sobre los parámetros fisiológicos de Laika y otros datos relacionados.

Laika difícilmente podría haber imaginado jamás llegar tan lejos (literalmente). Ella, una perra callejera, recogida en las calles de Moscú. Cruza de Samoyedo y alguna variedad de Terrier, Laika pesa unos 6 kg y tiene unos 3 años de edad. Sus ancestros son desconocidos. Llamada en principio Kudryavka (ruso para "pequeña rizada"), también tuvo los apodos de Zhuchka (ruso para "bichito") y Limonchik ("limoncito"). "Laika", de hecho, es un nombre genérico en ruso que designa cierta raza de perros emparentados con el Samoyedo.



En su cabina acolchada, dentro de una cápsula cónica de 2 metros de base por 4 metros de altura y 508.3 kg de peso, Laika espera a ser la primer criatura terrestre en salir del planeta. Se ha dispuesto para ella comida y agua en forma de gelatina, suficiente para 10 días; la ración para el décimo día ha sido envenenada para terminar el experimento. Un dispositivo se encargará de bajar la temperatura dentro la cabina si ésta excede los 15°C.



Sujetada en su arnés, Laika es lanzada al espacio, a las 02:30:00 UTC. El control de Tierra registra que durante el lanzamiento el ritmo cardíaco de Laika es tres veces mayor que el ritmo de reposo; Laika está muy nerviosa. Su latidos progresivamente disminyen su frecuencia (aunque tres veces más lento que en las sesiones de entrenamiento), y los sensores indican que también está comiendo. Después de cinco a siete horas después de salir de la Tierra (no se sabe con certeza), los sensores de los signos vitales de Laika no registran nada. Laika ha muerto.

El Sputnik 2 siguió dando vueltas alrededor de la Tierra, con Laika muerta dentro, por 161 días más, para reentrar en la atmósfera terrestre el 14 de abril de 1958.

Durante años las autoridades soviéticas declararon que Laika murió en forma planeada; es decir, que fue sacrificada. Después dirán que murió porque las baterías que hacían funcionar los aparatos para surtir a Laika de oxígeno fallaron. El mundo tuvo que esperar hasta el 2002 para que Dimitri Malashenkov, uno de los científicos responsables de la misión, revelara que la muerte de Laika se debió a que los dispositivos de enfriamiento de la cabina fallaron. La altísima temeperatura (40°C) y el estrés mataron a Laika.

En 1998 Oleg Gazenko, uno de los entrenadores de Laika, declaró que

entre más pasa el tiempo, más pena siento al respecto. No debimos haberlo hecho. No extrajimos información suficiente de la misión como para justificar la muerte de la perra...



Pin ruso que conmemora a Laika en la misión del Sputnik 2.






DSS

Comentarios

Sandra dijo…
Es muy triste esta historia... propongo q mejor envíen judios o negros...
CAquita dijo…
O mexicanos, o a los de la mara salvatrucha.

Vas mejorando en tus notas históricas. Házlo más seguido y no me sacas de aquí.